CASO MIERKEL

 

CASO: EDUARDO MIERKEL

LOCALIDAD: GDOR CANDIOTI PCIA STA FE RUTA 11

INVESTIGADORES: Luis Brussa-Miguel Chiarena-Ramiero Herrou-Ariel Maderna

COMIENZO DE LAS INVESTIGACIONES: 7 de Abril de 2011

Sucede algunas veces que al comenzar una investigación uno se encuentra con otros casos, pero esta vez el testigo fue protagonista de tres sucesos diferentes en diferencias de años, no es común.

Fue así como el equipo de trabajo comienza con los primeros testigos de primera y segunda mano, y lógicamente la localización posible del suceso, digo en lo posible porque habían pasado del primer caso nada menos que 40años, un hecho que ningún investigador hasta el presente lo haya investigado hasta lo que sabemos.

Todo comienza con la Sra. Anita Herrou que era conocida de Eduardo, comentándole éste, del suceso hacia ya unos cuantos años del segundo y tercer relato, pero no así del primero que tenia desconocimiento del mismo.

Nos dirigimos hacia el pueblo de Gdor. Candioti a unos 10km de la localidad de Recreo de donde partimos y a 30kms de Santa Fe capital, es un pequeño pueblo de pocas cuadras sobre la Ruta Ncal 11 y de ahí bajando unos 5kms hacia el Oeste en dirección al conocido rio Salado, con el nombre más al Norte del país como Juramento. Tomamos un camino de tierra que nos desemboco al campo del hijo de Eduardo, que como es lógico lo encontramos trabajando en las tareas del campo.


Vamos a comenzar con el relato del segundo hecho de Eduardo, que no se tiene un registro exacto, pero según estimamos fue entre los finales del 79 y comienzo de los 80. Todo comienza una noche sobre la Ruta 11 cuando se dirigía en su auto, un Ford Falcón, desde Recreo a Candioti, a la casa del campo y fue entonces que en este trayecto a unos 3kms antes de entrar al pueblo comienza a notar que el auto se acelera solo, mucho más de lo normal y es el momento en que observa al mirar por la ventanilla una potente luz que lo encandila desde arriba, al instante que también se da cuenta que el auto se encontraba en el aire-flotando que según cálculos estimativos Eduardo suponía que podía ser unos de 50cm del suelo hasta que el auto se posa nuevamente en forma muy suave volviendo a la normalidad y desapareciendo la luz y haber recorrido una distancia de unos 1000 metros en el aire(se aclara que no supo qué tiempo había transcurrido desde que se eleva hasta que se posa de nuevo el auto).

Al parecer al Sr Mierkel la ufológica le guardada una tercera historia. Eduardo tenía un campo al terminar el pueblo de Candioti hacia el Norte, de unos 2000 metros desde la ruta en dirección Este, y fue una noche de invierno cuando Eduardo llega aproximadamente a las tres de la madruga para relevar a uno de los peones que estaban arando y que además tenían una casilla rodante donde descansaban.

Es entonces cuando el grupo de trabajo observa una luz hacia la Ruta 11 distante a unos mil metros de donde se encontraban y prácticamente casi en línea recta, Eduardo pensó que se trataba del ómnibus de larga distancia de la empresa el Norte, que se había detenido por algún problema y que viene precisamente del Norte de la provincia a Santa Fe Capital. Mierkel mantenía una amistad con algunos de los choferes, lo que decide ir al encuentro para brindar ayuda, emprende la marcha a pie por el campo arado, pero al acercarse cada vez más la luz le parecía algo confusa sin comprender bien lo que era, hasta que llega prácticamente a unos 30metros y observa con extrañeza que no era el ómnibus y que se trataba de un objeto que estaba ahí nomás cerca, del otro campo lindero y a escasos 50 metros de la Ruta11.

Solo entre ese objeto extraño y Eduardo que describió como dos platos soperos invertidos con múltiples luces de colores, una puerta abierta con una rampa y tres patas de sustentación, los separaba las alambres de ambos campos, pero había algo mas que lo dejo atónito y no comprendía como hombre de campo y físicamente grande en comparación a esos cuatro Seres de mediana estatura que estaba viendo, como con una especie de pala pequeña y una bolsita guardaban los elementos que levantaban del suelo, que Eduardo no supo muy bien lo que era.

Pero no le bastó con quedarse del otro lado de la alambrada, que los separaba unos 30 metros, toma la iniciativa de cruzar .Al tomar el alambre con las manos y querer agacharse queda instantáneamente quieto, paralizado, inmóvil, como si un campo de fuerza lo detuvo, intentaba con esfuerzo moverse pero era imposible, su cuerpo, sus músculos no respondían, sus sentidos seguían funcionando por lo que pudo observar todo el movimiento de estos pequeños hombres.

En esta ocasión tampoco pudo determinar cuanto tiempo había transcurrido, sigue observando inmóvil como los Seres terminaban su labor, suben por la rampa al objeto, se cierra la nave y se eleva tomando vuelo, y fue en eso segundos cuando recobra de nuevo sus movimientos.

Como había una noche de estrellas y luna, Eduardo pensó que lo mejor sería marcar la huella que había dejado el OVNI, la que medía 10 metros de diámetro, por tal motivo lo mas seguro sería dejar una señal en el lugar y, clava una estaca de madera, para volver al otro día.

Que sucedió de inmediato con Mierkel y los restantes compañeros de trabajo que se mantuvieron en su puesto, es una incógnita aun por revelar, pues hay una tarea más, ubicar a estos testigos, porque Eduardo ha fallecido de cáncer hace más de diez años.

Pero volvemos al comienzo, el primer caso de Eduardo, la casa de campo esta aproximadamente en línea recta unos 1000 metros a otra casa tipo rancho de pesca y la misma se encuentra a unos 50 metros del río Salado.
El hijo de Eduardo nos comentaba y señala con al mano en alto la dirección del rancho de pesca donde vivía el pescador ya fallecido hacia unos años de cáncer.

Mierkel (hijo) nos comenta que este pescador se encontraba en la galería del rancho y observa una luz -hora de la tardecita bajada del sol- hacia el río y puede ver a escasos 30 metros como un objeto se poza en el suelo quedando ahí mudo solo sin saber que hacer, unos minutos después ese objeto toma vuelo, pero Eduardo y su hijo en ese entonces de 10 años de edad desde su casa en dirección recta ven el objeto como se eleva, este caso quedo archivado en la comisaría del pueblo ,el cual pudimos contactar el suceso con el comisario a cargo de entonces ya retirado y jubilado, como podemos ver fueron tres sucesos vividos por Eduardo.

Para cerrar el caso quedan dos cosas por hacer, primero, llegar a la comisaría del pueblo y tratar de rastrear la declaración, cosa difícil después de tanto tiempo transcurrido de los sucesos y segundo, rastrear la zona de la costa cerca de la ranchada para detectar una posible radiación con un contador geiger .Así que la investigación queda abierta .

Luis P. Brussa
 

Inicio

Cerrar Página