CASO DE LOS TRES MECÁNICOS PERSEGUIDOS POR UN OVNI

      La noticia fué publicada en el diario El Tribuno el día 20 de noviembre de 2003, en un artículo del periodista Juan Abarzúa, que siempre dió lugar a los testimonios de gente que tuvo este tipo de experiencias.

     El caso ocurrió en el camino del paso internacional de Jama, en el camino que une las localidades de Susques y Purmamarca.

     Los testigos fueron tres mecánicos, Raúl, Marcos y Alejandro, que recorrían la zona para efectuar el rescate de un minibús de una expedición científica canadiense que había quedado varada en San Pedro de Atacama (Chile).

     Al llegar a su destino, comprendieron que no podrían remolcar al minibus con su camioneta Chevrolet S10 de doble cabina, pues, según apreciaron, sería necesario un camión mosquito o similar para mover el vehículo.

     Tomaron la decisión de regresar a Salta, y durante este viaje de regreso es que ocurrió el episodio: en la localidad de Susques, debido a las lajas, se les reventó una cubierta, y a falta de asistencia, tuvieron que continuar el viaje en esas condiciones.

      El viaje transcurría tranquilo y los hombres iban escuchando música y comentando entre ellos, justamente, la soledad y oscuridad de la zona, que es una planicie en la altura.

     Lo primero que ocurrió es  que de pronto, las luces y la radio se apagaron, lo que los obligó a frenar debido a la oscuridad de la zona. Comprobaron que nada funcionaba en su camioneta, sólo el motor, en ese instante divisaron la extraña luz. Lo que sigue es el relato con las  palabras del testigo, un mecánico de 37 años llamado Raúl:

      "De pronto, a mano derecha y no se a qué distancia, ví una luz extraña. Era una pequeña esfera que irradiaba un haz blanco intenso. -"¿Vieron eso?-", preguntó Marcos. No alcancé a responderle, aunque pensé que era lo que llaman "luz mala", porque comenzó a moverse velozmente en dirección a nosotros, hasta que se hizo enorme. Se detuvo y quedó estática. -"No miren"-, les dije a mis amigos, aunque no sé porqué. De improviso, las luces y la radio se encendieron. Aceleré e imprimí la mayor velocidad posible a la camioneta. Sin embargo, "eso" comenzó a volar, en una línea recta perfecta, en forma paralela. No emitía ni un solo ruido. De repente, tomó velocidad y en menos de un segundo, se perdió al fondo de la planicie. Nos quedamos callados, sin hacer ni un solo comentario, aunque todos nos preguntamos varias veces : "-¿Lo viste, lo viste?-". Seguimos en silencio, aunque no por mucho rato, porque después sucedieron cosas que son para no creer.....

      .....es que, -señaló-, no teníamos explicación alguna para ese extraño fenómeno. Ese tipo de resplandor, por su intensidad y blancura, no los había visto jamás y mis compañeros tampoco. Y las cosas desconocidas, siempre dan un poco de miedo.....

      .......estábamos distendidos luego de que el ovni desapareció en la inmensidad de la noche. Volvimos a encender la radio y a escuchar música. Pero no habían pasado 20 minutos, cuando nuevamente se nos cortaron las luces y el receptor dejó de emitir. Me puse nervioso y comencé, como la otra vez, a mover las perillas. Un grito me hizo sacar la vista del tablero muerto. -"¡Mirá allá!"-, dijo Alejandro. Y vimos que ahora, sobre el lado izquierdo, había reaparecido la esfera. Las luces y la radio, sorpresivamente comenzaron a funcionar y yo aproveché para apretar el acelerador a fondo, aunque era inútil. Esa cosa "caminaba" al lado nuestro, con su fuerte luminosidad, en un vuelo raudo y tan exacto, que daba la impresión de ir desplazándose sobre un riel invisible tendido en el espacio. Así, con la angustia de no saber qué podía pasar, anduvimos cerca de 15 minutos, hasta que, al igual que en la ocasión anterior, la esfera tomó una velocidad descomunal, se hizo cada vez más chiquita, hasta que se perdió. A esa altura íbamos mudos, aunque creo que todos pensábamos lo mismo: -"¡Cuándo saldremos de este maldito lugar!"-. Y en eso estábamos, cuando se me heló la sangre, porque la luz reapareció. Y ahora no a los costados, sinó de frente. Se lo juro -dijo-, se nos vino encima con todo y en menos de dos segundos ya había adquirido dimensiones gigantescas. Creí que nos iba a impactar o a tragar. De cualquier forma, pensé que íbamos a morir. No obstante, pasó lo más increíble: se detuvo de golpe frente a nosotros. No sé a qué distancia, ya que la intensidad de la luz y la inmensidad de la esfera hacía imposible ealizar algún cálculo. Y allí estuvo algunos instantes, como observándonos, hasta que salió disparada y se esfumó en el cielo. No la vimos más y no hicimos ningún comentario, hasta que llegamos a Salta. Una sola cosa le diré: yo, a la cordillera, a esa zona, volvería si es necesario, pero de noche, nunca más"

     

........... .........       Foto publicada en el artículo del diario donde se relata la experiencia vivida por los tres mecánicos.

      Raúl cuenta la periodista con lujo de detalles lo que les sucedió en su viaje de regreso a Salta.

     "Jamás había sentido tanto miedo. Esa cosa no era de este mundo. Se movía a una velocidad imposible y en una ocasión, se nos acercó tanto, que pensamos que nos iba a impactar....."

......

 

Ubicación geográfica del caso

Este es un mapa de la zona donde ocurrió el caso. Con línea negra gruesa está marcado el límite político entre Salta y Jujuy. En línea azul gruesa, el recorrido que hicieron los mecánicos, está marcado hasta el Paso de Jama. Recordemos que volviendo de allí, y luego de pasar por Susques, es donde tuvieron la experiencia.
Como se relata en el diario, "la aventura ocurrió a 3.300 mts. de altura sobre el nivel del mar, en la Ruta Nº 52, a 160 kmts. aproximadamente de San Salvador de Jujuy, a 300 kmts. de la ciudad de Salta y a 100 kmts. aproximadamente del Paso de Jama

     

     Mapa de la región norte de Argentina.

    En un óvalo rojo, marcada la zona donde ocurrió la experiencia.

I

Información sobre la zona de la experiencia:  

 


       Susques es una antigua población ubicada en la provincia de Jujuy, es en este poblado donde se realiza el trámite aduanero para ingresar en Chile, es, además, la última localidad en la que el viajero puede abastecerse de nafta, en caso de que se dirija a Chile por el Paso de Jama, que está ubicado a 124 kmts. al oeste del pueblo, luego, ya del lado chileno, el próximo poblado es San Pedro de Atacama, situado a 165 kmts. del citado paso.     
.....     Es en esta región, de altura, y con paisajes desolados, típicos de la Puna, donde tuvieron su experiencia los tres amigos.
    Es típico de la zona el cielo límpido debido a la sequía del clima, lo cual permite una espectacular visión del cielo nocturno durante practicamente todo el año.
    La zona de este caso está encuadrada dentro de la "zona caliente" 1, es decir, una de las dos zonas salteñas donde más hechos relacionados con el fenómeno ovni ocurren.
....      ......

 

Inicio

Cerrar Página