WERNER JAISLI  ¿UN CONTACTADO?
 

Este es un caso que me conmovió, realmente en esta visita no esperaba encontrar lo que encontré, y quiero compartirlo, mas allá de lo que puede ser la investigación de un caso de supuesto contacto.

En esta visita, aún habiendo llegado con curiosidad de investigador, tengo que reconocer, las palabras de este hombre sencillo y humilde me llegaron al corazón. Y digo esto porque siempre he tratado de mantener objetividad cuando investigo un caso, como siempre sostengo, trato de separar lo espiritual y lo místico, porque es un terreno subjetivo, y centro mi interés en el hecho material, en las huellas, los testimonios, la casuística, etc.

Pero esta vez me tocó conocer a un hombre que realmente me conmovió, sin hablar de religión, ni de mensajes de extraterrestres, ni siquiera de contacto, simplemente habló...

Y aquí va el relato:

Después de haber leído varios artículos de diarios y páginas web, que presentaban el "ovnipuerto" construído en Cachi por un excéntrico suizo que se paseaba vestido de "druida", con un manto negro y un palo a modo de bastón, y que declaraba haber recibido un mensaje de seres superiores, hice un viaje a Cachi para ir a conocerlo.

Por supuesto, con la información que tenía, pensaba que iba a charlar con una persona quizás un poco desconectada de la realidad, un místico, delirante, ingenuo, o cualquier cosa, menos lo que realmente encontré.

El camino hacia el campo donde vive Werner es complicado, está bastante lejos del pueblo, y para llegar hay que dejar el auto en un camino de tierra y seguir a pie por un caminito lleno de piedras y charcos, quizás en una 4x4 se pueda llegar, pero no en un vehículo común. Se debe hacer mas o menos dos kilómetros a pié para llegar.

Supe que estaba en el lugar correcto cuando ví los dibujos hechos con piedras blancas, unas estrellas enormes, y además, montículos de piedras, algunas esperando ser ubicadas en su lugar definitivo, otras formando pequeñas pirámides o una inscripción "Campo esperanza", que es la que recibe al visitante.

En medio de un paisaje grandioso, no me costó distinguir la figura de Werner, trabajando con sus piedras. Y aquí la primera sorpresa: no estaba vestido con una túnica ni llevaba un bastón, simplemente tenía un vaquero de trabajo, como cualquier persona.

Me acerqué a él, me presenté y pregunté si aceptaba tener una pequeña charla conmigo para explicar de qué se trataba lo que estaba haciendo.

Y la verdad, hay cosas que no se pueden razonar, sólo se sienten; la mirada limpia de este hombre me impresionó. No se puede explicar razonablemente lo que es una mirada limpia y buena, eso es algo que se siente, y creo, (al menos asi lo pienso yo), que hay cosas que están mas allá del raciocinio y de la explicación lógica.

Con gran amabilidad nos mostró el lugar y accedió a contar lo que estaba haciendo, pero antes pidió disculpas por estar algo temeroso, ya que los periodistas que se habían acercado a él publicaron cosas que no había dicho, y que sentía que no habían sabido entender lo que él les quiso explicar.

Le expliqué que yo no soy periodista, que investigo casos ovni que ocurren en Salta y prometí publicar sólo lo que él me autorizara y no cambiar sus palabras. Desafortunadamente el audio que tengo está malo, pues lo grabé con un teléfono celular una parte, y la otra con mi cámara fotográfica, y el sonido del viento que era fuerte no permite apreciar las palabras de Werner, pero prometo subir los audios en cuanto pueda limpiarlos un poco.

Esta es la historia que Werner relata de su experiencia:

En 2008 tuvo una experiencia, estando una noche con un amigo vió objetos luminosos en el cielo, los cuales se acercaron y luego desaparecieron por un momento. Ambos amigos quedaron muy sorprendidos, sobre todo porque no eran aficionados al tema ovni y no se habían planteado nunca preguntas sobre su existencia. Luego de un breve instante, en que Werner dice que deseó con fuerzas que volvieran a aparecer, estos objetos aparecieron nuevamente, pero ahora eran mas, y esta vez mas cerca.


Caminando en la inmensidad de "Campo Esperanza", Werner
dedica el día a trabajar acomodando las piedras que él mismo
 va juntando para crear su gigantesco dibujo.

Luego de ese instante no recuerda muy bien lo que pasó, pero si recuerda haber tenido la sensación de que esa aparición no era hostil, sino todo lo contrario.

A partir de entonces sintió, simplemente que quería hacer algo para llamar la atención de la gente, algo como para enviar un mensaje de paz a la humanidad, y así fué que concibió la idea de hacer estos inmensos dibujos con piedras en un lugar descampado al que llamó "Campo esperanza", que es lo primero que se ve al llegar, escrito con piedras.

No es un ovnipuerto, es un dibujo para ser visto desde la altura. Werner no declara haber recibido el "mensaje" de hacer tamaña tarea, sólo se puso a hacerla, sin saber bien porqué. Pero por lo demás, si hubo algún tipo de contacto, no lo recuerda, y este es un caso en que sería bueno consultar con un especialista, quizás bajo hipnosis podría recordar algo mas.

Algo que me llamó la atención es su hogar, una vivienda totalmente austera, construída por él mismo, cavada en la tierra, aquí sí puede decirse que recuerda a las antiguas casas de los pobladores del norte de Europa hace siglos. El lugar está cavado en la tierra, completamente protegido del inclemente viento de la zona, es una habitación donde tiene su cama y una mesita con dos sillas. Hay además algunos utensilios, los necesarios para el uso cotidiano, y unos estantes donde acomoda las cosas. Sencillo, austero, y completamente limpio, con un agradable olor a leña, porque es así como hace su comida.

 

  
 Estas son algunas imágenes del lugar donde se hallan los dibujos con el espectacular fondo del paisaje de Cachi, y también algunas vistas de la casa de Werner Jaisli.

Agradezco a Werner su gran amabilidad en atendernos y contarnos toda su historia.

Esta nota no está completa porque faltan detalles de la entrevista que rescataré del audio, junto con algunos detalles de su experiencia que aún no he podido transcribir.

Durante la larga charla que tuvimos hablamos de muchas cosas, pero rescato el amor por la naturaleza de este hombre bueno y sencillo, que extrañamente decidió dejar su vida en Suiza, un país europeo con los adelantos del primer mundo, para venir a vivir en un pequeño pueblito del norte argentino, e instalarse en una vivienda apenas con lo básico, sin pedir nada, y sin querer llamar la atención, esto quiero destacarlo, porque su aparición en los medios no se debió a que él los convocara, sino a lo llamativo de su situación, y como ya sabemos, el periodismo siempre busca novedades exclusivas.

Estas imágenes corresponden a fotografías de un sitio donde se presenta el trabajo de Werner, la dirección es
http://silberadler.blogspot.com.ar/

Algunas de las cosas que hablamos tratan sobre la necesidad de paz en este planeta, el amor a la naturaleza, lo terrible de la ambición de algunos países, personas y empresas que manejan el mundo, la contaminación, la desaparición de los bosques y selvas, y la necesidad de los humanos de aprender a amarnos y ayudarnos. Su gran piedad hacia el sufrimiento de los animales que se matan sin necesidad, su dolor por aquellas personas que son despojadas de sus tierras por grandes intereses económicos, etc.

Nota aclaratoria: en una página se divulgó que la "pista de aterrizaje para ovnis" había sido apadrinada por nuestro querido Fabio Zerpa, esto no es verdad en absoluto, porque ni el señor Fabio Zerpa, ni Werner Jaisli estaban enterados de esto, simplemente, esta situación jamás ocurrió. Hago esta aclaración porque hablé con ambos del tema.


 

 

 

 

Conclusiones:
     Posible contactado, la investigación a este respecto está en curso.

     Finalmente, sólo quiero aclarar mi posición, esta no es una nota escrita con espíritu de investigador, en realidad, es un artículo para leer con el corazón, porque me impresionaron la bondad, la humildad y la sencillez de Werner.


Marzo 2012

Inicio

Cerrar Página